El Oeste paró de editarse

redaccion . Publicado en La ciudad 141 Sin comentarios

El casi centenario medio de comunicación local tiene un futuro incierto • Desde el 2014, con la separación de la familia Bustos Berrondo ya se había iniciado un nuevo periodo a cargo de quienes fueran empleados del medio, pero se llegó a un límite.

El miércoles, la ciudad se encontró con una triste y sorprendente noticia en primera plana: el diario El Oeste entró en un periodo de receso “por múltiples factores”.

Si bien se esperaba que fuera solo un rumor, y que siguiera adelante como ocurrió en 2014 cuando la familia Bustos Berrondo informó el cierre de la actividad, esta vez parece que no será posible.

En ese momento, cinco trabajadores del medio – muchos de ellos históricos – se pusieron el medio al hombro con la posibilidad que le ofrecieran sus otrora empleadores de cederles el material y las herramientas de trabajo para poder continuar.

Y así fue como el martes 9 de septiembre de 2014, Diario El Oeste publicó su edición número 28.245, la última a cargo de la familia Bustos Berrondo. Y acto seguido, se emprendió una nueva etapa como una suerte de cooperativa que tuvo mucho apoyo de amigos y colegas, pero que no logró constituirse como empresa. Y a pesar de los esfuerzos realizados, llegó un punto de quiebre.

 

“Para de editarse”

Walter Altavista, uno de los periodistas del diario El Oeste, dialogó en la misma mañana del miércoles con el programa Encuentro en FM Universo, para confirmar la difícil decisión. “El Oeste para de editarse. Hay un límite que hemos encontrado que es la imposibilidad de seguir saliendo en estas condiciones. No está claro en el grupo que hacemos el diario cómo seguir o de qué manera retomarlo. Lo único que está claro es que no hemos podido avanzar más”, expresó.

Además, recordó que “lo hemos estado sosteniendo hace algunos años, con la colaboración de una gran cantidad de amigos y gente que ha mantenido la suscripción o colocado su publicidad o anuncio pequeño más de manera solidaria que de otra forma. Y también colegas que han cedido hasta su propio número de CUIT para facturar y triangular a riesgo de quedar fuera del nomenclador con el cual fueron inscriptos en su responsabilidad tributaria. Tenemos colegas que han hecho esto para transferirnos a nosotros ese flujo de fondos que es tan importante para mantener el diario en pie, asumir el costo de los insumos que cada vez era más alto” y agregó que “hemos quedado en un límite de no haber podido recaudar en los últimos dos meses por publicidades hechas ante la carencia de un número de cuit por la dificultar para constituir la empresa ya fuera en el formato de sociedad o cooperativa; las que eran las posibilidades que podíamos tener porque el capital inicial para ponerla en marcha eran los mismos bienes muebles de la gestión anterior. Estos 90 años con la familia Bustos Berrondo, que en carácter de indemnización nos cedieron tanto los bienes como la marca. Pero nosotros no hemos podido ni sabido hacerlo”.

 

Futuro incierto

En cuanto a si el cierre es definitivo, Altavista sostuvo: “aún no lo sabemos. Lo que es seguro es que es el cierre de un ciclo. Este diario en papel que salía todos los días desde hace casi un siglo completo, no va a poder repetirse. Llegamos hasta donde alcanzó el papel, el master, la tinta, para lo que hemos incluso resignado ingresos hace un tiempo. Pero eso no nos importaba, pero el no haberlo podido sostener con la dinámica de una empresa nos ha colocado en esta situación”.

Altavista recordó que son cinco los destinatarios de aquellos bienes muebles transferidos por la sociedad anterior. “El local es un bien de familia que se cedió en comodato por cinco años, con un contrato a renovarse si es necesario. Y la maquinaria está para seguir haciendo el diario. Nadie tiene intención de desmantelar nada. Y es que no tiene un valor en sí mismo”, señaló

“Tengo la esperanza de que esto en algún momento se pueda reanudar, porque hay una línea editorial que se ha sostenido en el tiempo como una referencia que no está en la 28 y 33 sino en una porción de la sociedad mercedina histórica. El Oeste siempre ha resumido y no sabemos si podrá ser de manera diaria, en papel o digital, como semanario, bisemanario, mensual; pero unos cuantos estamos con ganas de hacer que continúe. Veremos en estos días cómo resolvemos”, aseguró Altavista.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario